hacetiempo

 

    Hace tiempo, reemplazó el famoso érase una vez, pero es solo un cambio de tono en su maquillaje vivencial, cuando se dobla, al doblar las esquinas de sus días.
    Igual, aunque ya se acostumbró, aprendió a caminar sobre arenas movedizas. Sí, desde que empezó a hacerlo, la tierra era blanda bajo las plantas de sus pies, por eso tambaleaba, pero su madre creía que tenía una pierna más corta que la otra. No era así.
    Lo importante, más que la torpeza al caminar, era mantener vivo lo que llevaba en los brazos y eso si que lo ha hecho bien toda su vida.

Por: Gladys

Cuentos

Historias que contar

ideas en la cabeza

 

     Aquella noche de sus seis años, cuando le dijo a su madre que esa historia ya se la sabía, quedó grabada en su memoria. La sensación de pánico fue tal que se quedó en su cerebro para, según pasan los años, comprobar que sigue ahí, aunque esté a rebosar de recuerdos.
    Eso no quiere decir que no haya vivido, algo hay que hacer con el tiempo que nos dan cada día, y en ese algo qué hacer, el pánico retoza entre sus neuronas esperando su momento. 

Leer más...

Abrapalabra

Vaya, valla...

valla vaya

       Estas dos palabras, además de su significado nos han llevado al pensamiento reflexivo que sugieren, de un lado valla, se nos aparece en el cerebro en forma de alambrada, de muro que nos impide llegar a nuestro objetivo y la siguiente: vaya, puede ser, en un momento dado un suspiro de alivio, cuando hemos superado un obstáculo, ¡vaya! lo logré.
       Esa es la magia del idioma, liga palabras con sentimientos, habla de nosotros más de lo que imaginamos, por eso es fundamental...

Leer más...

ARTÍCULOS

Literatura cinco sentidos

cinco sentidos

 

    En la primera página vemos un telón con dos enormes interrogantes ondeando al viento, las tripas se revuelven, las manos sudan, por todo el cuerpo una corriente eléctrica nos hace salivar el inminente placer; estamos a punto, nuestro cuerpo está sensiblemente preparado, los nervios tensos, el músculo alerta, los ojos abiertos, la piel erizada, el cerebro preparado.
    Los ojos desvelan habitaciones llenas de humanidad, paisajes de personalidades, nubes de sentimientos, espejos de rostros con profundas arrugas colmadas de experiencia para que deslicemos nuestros dedos sobre ellas...

Leer más...