preparandoel

 

El movimiento de sus dedos es nervioso, entre cortado, con indecisos giros ascendentes o descendentes, de derecha a izquierda, tanteando la llanura de esos pies cansados, carcomidos por el tiempo, encallecidos por el sufrimiento milenario al que están condenados los caminantes.
Sabe que está siendo observado, que hay un par de ojos siguiendo todos sus movimientos, sin perder detalle de su labor.
Es consciente de que sus dedos tienen la responsabilidad de repartir el color sobre la piel cuidando de que sea uniforme.
Ahora, pensando en el color, fijándose en su tono pensó en quién escogía los colores, quién decidía si era un dorado oscuro o claro y de si cuadraba con su personalidad, con el carácter, la risa o el llanto del poseedor de los pies.
También con su andar. Ese era un dato importante, además de el camino que recorrería en sus día a día hasta atravesar la llanura que llaman vida.
No por eso dejaba de ser esencial su labor, si no cubría bien los pies, si no lograba una cobertura perfecta, los pies se deteriorarían, se debilitarían y no alcanzarían las metas a que estaban destinados.

Por: Gladys Fuentes

Cuentos

Señales

senales

 

Una madrugada se despertó con el sabor amargo de un sueño extraño. Con el sorbo del café jugando entre sus dientes revivió los detalles de su sueño.
Puso sobre la almohada la luz, la atmósfera, las imágenes y esa cosa tibia que tienen los sueños y que uno no sabe muy bien como nombrar.

Leer más...

Abrapalabra

Cuidado con la gramática

cuidado

 

Aprender a escribir sin faltas de ortografía es una prioridad en la enseñanza formal. Las normas de acentuación, puntuación, usos de "b", "v", "c", "s","z", "h", etc. pueden llegar a convertirse en una tortura para los escolares que casi siempre suele transformarse en aversión, incluso en casos más graves, llegar a la deserción escolar;  esto nos induce a preguntarnos ¿cual sería el mejor y más productivo método de enseñanza gramatical para los niños que están empezando a desarrollar sus capacidades cognitivas?

Leer más...

ARTÍCULOS

Herencias

herencias

Todo el mundo acepta como verdad absoluta aquello de que "recogemos lo que sembramos" hasta que llegamos a la edad adulta y nos damos con la puerta en las narices.
Eso es otra mentira a las que se aferra la gente en su hambre de verdades a las que aferrarse, como náufragos a maderas podridas en medio del mar convulsionado en el que vivimos.

Leer más...