No sabía por qué lo habían atado de esa manera. Los demás son tontos o sordos, - se interrogaba - no se dieron cuenta de que en sus condiciones era lo único que podía hacer. A qué viene tanto escándalo por unos ojos, una boca, un cuello y unos cabellos dando vueltas en la lavadora del hospital, aunque una cosa si hay que reconocerles, y es que la solución no funcionó, no bastó centrifugar la cabeza para extraer la voz y saber de una buena vez, por qué le llama a gritos todas las madrugadas desde su adolescencia.  "

Incluido en el libro Mujer de agua

Autora: Gladys Fuentes


 

Cuentos

Su falda

Una y otra vez sus ojos volvían a los pliegues de su falda. Ella se hallaba solo a unos metros de él y bailaba con otro hombre. Juntos hacían una pareja formidable...

Leer más...

Abrapalabra

Hubo

hubo

Hubo

Forma en tiempo pasado del verbo Haber. Se usa de igual modo para el plural y el singular.
En el concierto hubo una gran multitud. (Singular)

Leer más...

ARTÍCULOS

¿Cómo hicimos para sobrevivir?

naufragos

A veces ciertas circunstancias se alinean de forma curiosa, formando una galaxia llena de sorpresas a nuestro alrededor. No nos damos cuenta de ello hasta...

Leer más...