En notas al margen, retomamos la definición de ortografía como preámbulo a nuestro artículo de este mes para resaltar la importancia de escribir adecuadamente y, quizás lo más importante, que los receptores de nuestras palabras nos entiendan en la verdadera dimensión que les damos.
La ortografía es el conjunto de reglas que determinan la forma correcta en que se debe escribir una lengua. Así, pues, es la parte de la gramática que tiene como función homogeneizar los principios que rigen la escritura de una lengua y, en consecuencia, la que permite que las palabras de una lengua puedan ser efectivamente descifradas y entendidas. La ortografía es fundamental para mantener la unidad lingüística de un idioma.
Veamos algunos signos, sus definiciones y usos correctos:

Diéresis:
Es un signo que está formado por dos puntos situados horizontalmente uno con respecto al otro (¨). Se escribe sobre una vocal, generalmente la u, aunque también puede aparecer asociado, en poesía, a las demás vocales, como veremos más adelante.

Uso común de la diéresis:
En el sistema ortográfico español actual, la diéresis únicamente se emplea para señalar el valor fónico de la u cuando aparece precedida por la letra g y seguida de e o i.

Por ejemplo:
Halagüeño
Agüero
Ungüento
Sinvergüenza
Pingüe
Exangüe
Degüello
Lingüística
Pingüino
Argüir

La ausencia de diéresis, por su parte, sirve para diferenciar los casos donde la u forma parte del dígrafo "gu" y no tiene ningún valor fónico para la pronunciación.

Por ejemplo:
Guerra
Hoguera
Guitarra
Ceguera
Conseguir

Uso de la diéresis en poesía:
La diéresis también era utilizada para la poesía con un uso que es ajeno a nuestra ortografía actual.
En los textos poéticos, la diéresis aparecía sobre uno de los elementos de una secuencia vocálica (no solamente la u, también afectaba a la a, e, i, o) con el fin de indicar que la vocal debía ser pronunciada como perteneciente a una sílaba distinta. Era común verla, sobre todo, en diptongos.

Por ejemplo:
Oh siempre glorïosa patria mía.

En el anterior verso de Luis de Góngora, la -ï-, que normalmente se pronunciaría como parte del diptongo -io-, pasa a formar una sílaba con la consonante precedente -r-, dejando que la vocal que la acompaña en la secuencia (la -o-) forme una sílaba por sí sola, es decir, se produce un hiato. Así, en lugar de pronunciarse glo-rio-sa, se tenía que articular glo-ri-o-sa.
Esto se hacía por motivos de métrica, pues así el verso donde aparecía la diéresis contaba una sílaba más. En el caso del fragmento citado de Góngora, el poema era un endecasílabo, por lo tanto era necesario forzar el diptongo para que hubiera once sílabas en lugar de diez.

Diptongo:
Un diptongo es una secuencia constituida por dos vocales diferentes que forman parte de una misma sílaba. Se produce cuando una vocal abierta o fuerte y una vocal cerrada o débil, o dos vocales débiles, coinciden en la misma sílaba. La condición para que haya diptongo es, en todo caso, que una de las vocales sea cerrada o débil.

Vocales abiertas o fuertes son a, e, o.
Vocales cerradas o débiles son i, u.

Existen catorce posibles combinaciones vocálicas en español, según la secuencia de las vocales en la sílaba.

Ejemplos de diptongos
ai: aire, caigo, estáis.
au: automóvil, cauto, pausa.
ia: insania, diario, hacia.
ua: cuarto, inusual, acuario.
ei: afeitar, senséi, hey.
eu: eunuco, reunir, feudal.
ie: hierba, caliente, saliente.
ue: huevo, suéter, cueva.
oi: oigo, doy, hoy.
ou: estadounidense, bou, boutique.
io: prisionero, canción, guion.
uo: cuota, actuó, residuo.
iu: ciudad, viuda, médium.
ui: cuita, cuidado, ruido.

Tipos de diptongos:
Existen dos tipos de diptongos, dependiendo de cómo se sucedan en la sílaba la vocal fuerte y la vocal débil: decrecientes o crecientes.

Diptongo decreciente:
Son diptongos decrecientes o descendentes aquellos en que la sílaba está formada por una vocal fuerte que es sucedida por una débil. Existen seis posibles combinaciones de diptongos decrecientes. Por ejemplo:
ai: baile, buscáis, paila.
au: auricular, autoridad, augusto.
ei: estéis, treinta, aceite.
eu: reunión, reumático, europeo.
oi: coima, estoico, coincidir.
ou: boutique, tour.

Diptongo creciente:
Son diptongos crecientes o ascendentes aquellos formados por la secuencia de una vocal débil seguida por una vocal fuerte. Hay seis combinaciones posibles en español, Por ejemplo:
ia: esencial, noticia, cotidiano.
ie: hierático, desobediencia, conciencia.
io: prisión, separación, escribió.
ua: lengua, cuartilla, cuando.
ue: fuerte, cuenta, después.
uo: antiguo, virtuoso, contiguo.

Por su parte, los diptongos formados por dos vocales cerradas consecutivas son considerados diptongos crecientes.
iu: demiurgo, diurno.
ui: ruiseñor, fluido, descuidar.

Esperamos que haya sido de su agrado. La próxima semana más!!!

La Dirección.

Cuentos

Fiesta de barrio

fiestadebarrio

 

Normalmente nadie tiene quejas de mi, yo gasto los días de una manera tradicional y procuro imitar en todo a las personas que me rodean para evitar conflictos. Nunca sé cómo actuar cuando hago algo que disgusta a alguien, suelo quedarme  como en puntos suspensivos preguntándome, si se enfadará o no, le digo algo o no, deshago lo hecho o pido disculpas y mientas esas preguntas se van juntando en mi cerebro, una parte de mi está mirando a mi antagonista, me fijo en sus ojos, en el movimiento de sus labios al hablarme enfadado o en el brillo rabioso de sus ojos o en el movimiento nervioso de sus manos y una sonrisa se me dibuja sin querer en el rostro, lo cual hace que mi interlocutor se encolerice aún más. 

 

Leer más...

Abrapalabra

No es excusa

excusas

Eso de que en mi país se dice así, o es nuestra forma de hablar, no es de ninguna manera una excusa para patear el idioma. Los hispanohablantes tendemos a hacerlo, es decir, usamos términos incorrectos como una práctica habitual y aceptada socialmente, aunque por suerte, en la mayoría de ocasiones, lo hacemos de forma inconsciente. 

Por eso mismo es muy importante llamar la atención sobre  nuestros errores cotidianos, hasta que nuestro cerebro los codifique correctamente y podamos comunicarnos apropiadamente de forma espontánea.

1.- Momentos clave o momentos claves

Lo correcto es momentos clave: "Cuando se trata de un sustantivo en función adjetiva, se dice en singular: hombres rana, ciudades dormitorio o aviones espía”.

En este sentido, clave, que es un sustantivo, se usa como adjetivo y por eso se escribe en singular.

Leer más...

ARTÍCULOS

... y el amor

y el amor

 

"…donde el amor se llama con todos los nombres de todas las calles…"(*) 

                                                                                                           J. Cortázar.

… nos decía el autor en su inolvidable Rayuela, ¿se acuerdan? Qué emocionante es enamorarse, sentir vértigo, dolor de barriga y despertarse con el corazón en la mano mientras el cerebro inventa cómo eliminar segundos hasta el momento de ver al ser amado.

Cuánto se ha escrito, se escribe y se escribirá sobre ese sentimiento; pasado, presente y futuro del universo, cómo han cambiado las formas de expresión, las palabras, los códigos mediante los cuales mandamos mensajes al objeto de nuestra adoración, y sin embargo, los dolores de barriga,  los nervios y los sudores en la palma de la mano, siguen siendo tan antiguos como el hombre.

Leer más...