Cada cierto tiempo los "diarios" inundan el mercado editorial con gran éxito y esto es precisamente lo que está sucediendo en estos momentos, agotado ya el filón de las grandes sagas, los estantes de las librerías están abarrotados de diarios personales de todos los pelajes y colores para todos los gustos. Desde los recovecos más íntimos de seres excepcionales en su campo hasta los calzoncillos de algunos deportistas. ¿Pero que diferencia hay entre lo que cuenta un diario y lo que denominamos chisme?.
Leemos con avidez, por ejemplo lo que hablaba Borges con su amigo Bioy; no nos deja indiferentes el proceso de deterioro de uno de los más grandes autores de nuestro tiempo, nos despierta la curiosidad descubrir al escritor culto, políglota, certero, mordaz:  esa suerte de dios clásico, que sin embargo va perdiendo la vista, el interés, el ingenio. Nos intriga saber como poco a poco, el semidiós envejece, depende de su madre, se enamora a los 70 años como un quinceañero, como ya no es capaz de añadir nada nuevo a su gloria y se orina encima o en el suelo.
Pero también leemos con avidez como un personaje del mundo del espectáculo  cambia de corte de cabello, se hace mil operaciones, se divorcia, se le rompe el traje en medio de una gala universal o habla de sus dietas milagrosas. ¿Los avatares diarios de Borges, Einstein, Da Vinci, son cultura mientras que lo de el personaje es chisme?
Algunos estudiosos de la materia como el psicólogo Robin Dumbar, de la universidad de Liverpool teorizan acerca de este fenómeno, ubicándolo en un terreno neutral, como respuesta a la necesidad humana de integración social, favoreciendo así la proliferación de diarios y su consumo, causados por la inestabilidad actual de nuestra sociedad, hoy cambiamos más a menudo de país de residencia, de ambiente laboral, de amigos e incluso de familia y las celebridades llegan a constituirse en los únicos amigos comunes entre nosotros y nuestros nuevos vecinos, colegas o amantes, convirtiéndose éstos, en herramienta eficaz para usarlos como un tema de conversación inmediato que facilite la integración y la convivencia. Así pues, mantenerse pendiente de la vida de artistas, intelectuales, políticos, atletas o celebridades en general nos sirve de llave maestra para la interacción social con extraños.
El fenómeno del chisme también es empleado en la enseñanza con bastante más frecuencia de la que imaginamos; muchos profesores convierten la historia, por ejemplo en una especie de culebrón universal para despertar el interés de sus adormilados alumnos por las peripecias de Ulises en busca de su Itaca.
Tal parece que el chisme, de tan mala fama hasta ahora, resulta que parece ser una arma eficaz para difundir la cultura. En fin, si no puedes vencer a tu enemigo únete a él y útilizalo.

Por: Lady papa

Cuentos

Virgen de la locura

virgende la locura

 

Ya no recordaba cuando fue la última vez que las vio. Tendría quizás, seis o siete años, iba de la mano de su madre bajando las escaleras de aquella iglesia a la que la obligaba a ir todos los domingos. Que conste, sólo lo hacía por tener sus manos entre las de ella, aunque fuera bajando esos únicos doce escalones. Sí. Los había contado un millón de veces.
Ese día se encontraron con unas vecinas y el pellizco dolió dos veces; la presentida y la real. Su madre siempre la reñía por no saludar, pero Leer más...

Abrapalabra

¿Para qué sirve la puntuación?

sinsignos

 

“la puntuación sirve para no volver loco al lector”.
Comprender el sentido de un texto que está escrito con una puntuación deficiente es difícil, cuando no imposible. Prueba de ello, la omisión o la inserción innecesaria de una simple coma  pueden afectar ese sentido.
Intente leer el siguiente texto:

"Las imágenes se mantenían unos instantes y después

Leer más...

ARTÍCULOS

Diarios personales

sarten

 

Cada cierto tiempo los "diarios" inundan el mercado editorial con gran éxito y esto es precisamente lo que está sucediendo en estos momentos, agotado ya el filón de las grandes sagas, los estantes de las librerías están abarrotados de diarios personales de todos los pelajes y colores para todos los gustos. Desde los recovecos más íntimos de seres excepcionales en su campo hasta los calzoncillos de algunos deportistas. ¿Pero que diferencia hay entre lo que cuenta un diario y lo que denominamos chisme?

Leer más...