Fue en un bar, en una terraza, en una cafetería cualquiera.
Las imágenes del amor son bolitas de mercurio que pretende atrapar con un dedo una y otra vez y una y otra vez se le escapan para perderse en ese infinito desconocimiento.
Solo quedan sensaciones, una corriente eléctrica que recorre su espalda, que hace temblar sus carnes y llena su cerebro de una especie de certeza.
Ese es.
Ese es el amor de su vida. La autenticidad no necesita un símbolo material. Es calor, es esa risa que sorprende por sus sin motivo, es ese sudor en las manos, es ese cristal que pone delante de los ojos para ver el mundo como un lugar en el que se puede vivir aún con heridas profundas.
Ahí, a su lado, la sombra de un cuerpo que no opaca ni entorpece.
Una sombra que más bien cobija y protege, una sombra sin rostro, aunque lo tiene, que no extiende sus manos - aunque las tiene - que acarician sin palabras, pero estas llegan al cerebro.
Eso es todo. Esa es la vida que quiso vivir - sonríe para sus adentros - mientras sigue jugando con el mercurio sobre la superficie negra del infinito hasta el borde la mesa, en ese bar, en esa terraza, en esa cafetería cualquiera llamada vida.

Por: Gladys Fuentes

Cuentos

Vida

ballet5

 

Fue en un bar, en una terraza, en una cafetería cualquiera.
Las imágenes del amor son bolitas de mercurio que pretende atrapar con un dedo una y otra vez, y una y otra vez se le escapan para perderse en ese infinito desconocimiento.

 

Leer más...

Abrapalabra

¿Spanglish…guasapeo… o…?

ballet6

Hasta hace poco los lingüistas estaban muy preocupados por la inclusión de términos sajones en nuestro lenguaje cotidiano, hoy deben estar subiéndose por las paredes al encontrar que además de términos en lengua foránea se han añadido imágenes que reemplazan...

Leer más...

ARTÍCULOS

Cambio de piel

ballet10

En el momento menos pensado y como si un rayo nos partiera en dos la cabeza, nos damos cuenta que se nos ha desprendido un trozo de piel. Yace a nuestros pies como el felpudo de la entrada, está ahí, se apartó de nuestro cuerpo pero ya no nos pertenece.

Leer más...